lunes, 9 de julio de 2012

CASA DE LA SERPIENTE, MOQUEGUA

CASA DE LA SERPIENTE, MOQUEGUA
MOQUEGUA. Esta casona la encontramos ubicada en la esquina de la calle Tarapacá con los números 390 - 398 y Ayacucho Nro. 861. Se le conoce como "La Casa de la Serpiente", se debe dicho nombre a la cabeza y parte del cuerpo de una serpiente tallados de madera que sobresalen en la parte inferior de una pequeña ventana; destaca la fachada por el tallado del ofidio frete a la calle Tarapacá. 

Esta edificación configura el típico solar virreinal con portadas pétreas, zaguán abovedado, patio embaldosado, amplias habitaciones fabricadas con gruesos muros de adobe, sobre cimientos de calicanto, enlucidos de cálido rojo que datan del siglo XVIII. 
CASA DE LA SERPIENTE, MOQUEGUA
Las molduras talladas, los querubines que exornan las viguetas y los entablamientos de la techumbre, responden al barroco mestizo. Como indica Kuon Cabello, posesión del inmueble estuvo don Mariano Maldonado y Llosa, durante los años de 1864 a 1866. Esta casona sufrió los efectos del terrible terremoto que azotó a Moquegua y todo el sur del país, el 13 de agosto de 1868, y probablemente a consecuencia del mismo se vinieron abajo los altos y don Mariano Maldonado tuviera que reconstruir la finca y parte de la fachada. De ahí que en el centro del dintel de la puerta principal y en alto relieve destaque la letra "M", inicial de Maldonado apellido de su dueño en esa época. 
CASA DE LA SERPIENTE, MOQUEGUA
Después vivieron en está renombrada casona los Jiménez de la Flor y los Chocano, entre sus primeros propietarios. Fue cuartel de Gendarmería durante la guerra del 79; Escuela Parvularia bajo la égide de don Rafael Díaz. En 1942, fue adquirida por doña Grimanesa Diez Canseco Vda.. De Vargas, quien la ocupó hasta 1962 y luego la vendió a los esposos Martín Flor Juárez y Marina Villanueva de Flor. Finalmente fue adquirida por el Banco Hipotecario del Perú, después de varios meses de restauración y embellecimiento en sus diferentes ambientes interiores y exteriores por el Arquitecto Luis Felipe Calle para que recuperara su añeja prestancia.

1 comentario: